Home tejidos Sedania, el lenguaje de las plantas
Sedania, el lenguaje de las plantas

Sedania, el lenguaje de las plantas

1

Begoña Ordás es el alma de  Sedania, también la conocimos en la feria de Biocultura y desde entonces somos fans de sus creaciones.

Nos sorprendió la originalidad de sus piezas, creaciones únicas basadas en la naturaleza; hojas, frutos, hongos, flores..mediante procesos artesanales logra que las piezas reflejen texturas increíbles como por ejemplo la corteza de un árbol.

Su técnica, en continua evolución, es fruto del aprendizaje y su gusto por la estética del paisaje natural.

Nos cuenta que tiene un taller estudio en un pueblecito de Madrid, donde además realiza cursos interesantísimos, queremos visitarla y conocer sus técnicas in situ.

Aquí os dejamos la entrevista con Begoña Ordás para que conozcáis un poco más su proyecto, Sedania.

¿Cómo llegaste a este mundo, y más concretamente a estas técnicas de estampación y creación textil?

Llego por casualidad. Al los dos o tres años de empezar Bellas Artes descubrí que se podía pintar sobre seda y empecé por mi cuenta a interesarme. Por aquel entonces no había demasiada información (1992). Pero poco a poco y de manera autodidacta fui aprendiendo. Al principio fue un hobby, porque al terminar la carrera en la especialidad de restauración, estuve trabajando en empresas de conservación y restauración de patrimonio artístico hasta que en el año 2005 decido convertir esa afición en un proyecto personal. Desde entonces he ido haciendo pruebas con todo tipo de materiales y aprendiendo de dos maneras principalmente: autodidacta (ensayo-error) y haciendo cursos en diferentes estudios de artistas textiles internacionales. En cuanto a la técnica concreta a la que te refieres, la descubrí hace unos años, cuando llegó a mis manos un libro de India Flint. En el hablaba de la técnica y posibilidades pero no daba recetas ni metodología así que cómo quería devorar esa técnica me puse a hacer pruebas y pruebas hasta dar con ello.Para nosotras tienes una imagen de marca muy definida, ¿cómo definirías tu misma tus creaciones?

Para nosotras tienes una imagen de marca muy definida, ¿cómo definirías tu misma tus creaciones?

Mis creaciones están motivadas por una constante inquietud y ganas insaciables de aprender que me hacen estar en continua evolución. Mis colecciones son fruto de procesos de aprendizaje personales, no sigo ningún tipo de tendencia ni la filosofía de mi estudio tiene que ver con el mundo de la moda.

¿Qué te enseña la naturaleza en tu trabajo diario?

Mucho, es una de mis principales fuentes de inspiración aunque no la única. Además una gran aliada ya que es la protagonista absoluta de mis dos últimas colecciones.

¿Cuáles son tus fuentes de inspiración?

Todo. Las ciudades, los viajes, las pequeñas historias, muchos diseñadores japoneses, la etnografía, la música, los cuentos ilustrados…

¿Eres responsable de todo el proceso productivo de tus piezas?

Absolutamente. Para lo bueno y para lo malo. Ser autónoma es un trabajo de 24 horas porque hasta durmiendo organizas tus ideas.

¿Has realizado alguna alianza o creación con otra marca sostenible? ¿Estarías interesada?

Si, he tenido varias propuestas y otras he hecho yo, aunque mi última propuesta a una conocida firma catalana ha sido una gran decepción ya que fusiló la idea y no contestó siquiera el mail que envié con mi portfolio. Pero es lo que tiene este mundillo que a mi personalmente me gusta tan poco.

¿Cómo surgió la colaboración para una de las colecciones de Sybilla?

Sybilla vio mi trabajo en una feria y quiso conocerme más. Así que recibí una llamada de su asistente para quedar a los pocos días de conocernos. Terminé en el suelo de su estudio entre cientos de maravillosas prendas suyas, mirando mis fieltros y hablando de cómo sería la colección. Para mi ha sido un gran orgullo que se fijase en mi trabajo ya que para mi ella y Balenciaga siempre fueron los mejores. Fue fácil la comunicación pues tenía muy interiorizado su lenguaje plástico y ella valora los productos hechos a mano. Cuatro bocetos y salió una colección que formó parte del premio nacional de moda 2015 y que ha estado en tiendas de todo el mundo y en los armarios de personalidades como la doctora Ochoa, Rossy de Palma o la actriz Debi Mazar. Prendas y fieltros hechos en mi estudio empleando únicamente lana merina y las manos.

Para tus creaciones utilizas siempre fibras naturales, ¿hay algún tejido nuevo con el que te gustaría trabajar?

Quiero hacer algo con bambú, aún no lo he empleado, sólo mezclado con otras fibras. A veces empleo retales o recupero algunas prendas de basura o que llegan a mis manos. Las transformo en collages o aplicaciones para otras prendas. En esos casos las composiciones de esos tejidos son de los más variopinto ya que se trata de reciclar y entonces no es tan importante para mi.

¿Inviertes mucho tiempo en la búsqueda de proveedores?

Mucho tiempo y mucho dinero. Para mi es una parte importante de mi trabajo por eso cuando alguien que no conozco contacta exclusivamente para que le de esa info me cabreo. Viajo mucho y hago contactos en muchas partes del mundo y luego decido que materiales son ideales para expresar a través de ellos mis ideas.

Cuando hay un intercambio perfecto, pero tienes que sentir que tratas con empresas igual de involucradas y luchadoras. Las garrapatas y parásitos a mi personalmente no me gustan.

Nos interesa mucho las posibilidades de personalización de tus prendas, ¿lo consideras una ventaja en la comercialización de tus piezas?

Ese ha sido el sello de identidad de dos de mis colecciones. En 2005 empecé a utilizar la seda como medio de expresión y ofrecía la posibilidad de contar una historia a través de mis pañuelos. Así que se convirtieron en regalos especiales y salieron muchos encargos. A partir de 2009 fueron los chalecos y chaquetas de fieltro las que contaban esas historias. Y así El principito o versos de canciones de Amancio Prada entre otros, se transformaron en prendas.

Nos contabas que tu proceso productivo se encuentra en continua formación, ¿hay alguna técnica que te gustaría poner en práctica próximamente?

Pues nuevas tecnologías. Me apasiona el mundo de las ilustración tanto analógico como digital. Así que esa conjunción de ambas me seduce un montón, aunque tengo que decir que no hay ninguna técnica de impresión digital o serigrafía que consiga los efectos que obtengo con las plantas. También me llama la atención el láser o la impresión 3D.

 Has realizado un curso de fieltro húmedo , ¿estarías interesada en que publicásemos tus cursos y eventos en un “tablón de anuncios sostenible” en nuestra web?

Hago mi propia publi pero cualquier promoción de mi trabajo desde otras plataformas es interesante, por supuesto.

Además de la moda, realizas telares y objetos de decoración, ¿has pensado en ampliar tu técnica a otras áreas?

Oh si. He expuesto en diferentes salas, piezas más complejas. Son poco comerciales pero es donde realmente me dejo llevar y disfruto.

Cuáles son las principales trabas que has encontrado en el sector de la moda sostenible?

Pues que a pesar de ser algo que practicamos muchos pequeños talleres hace un montón de años, hoy en día parece que si no perteneces a una asociación o comunidad específica de esta corriente, o has participado en algún curso de emprendimiento o eres miembro activo de alguna de estas plataformas, no existes. Para mi nunca fue una tendencia ni una moda, ha sido una manera de vivir, así que me tengan en cuenta o no como una empresa de moda sostenible, me da bastante igual.

¿Cómo ves el futuro de la moda sostenible?

Pues como la propia palabra indica, es moda. Y esto hace que sea un movimiento que en este momento vende y un carro al que muchos quieren subirse aunque después fuera de sus empresas no practiquen la misma filosofía.

Ojalá tuviese este movimiento internacional ese poder transformador de la sociedad que muchos deseamos pero viendo los “tejemanejes” políticos y empresariales a gran escala, muy optimista no soy.

De todas formas hablo desde el punto de vista de un mini estudio de creación textil que no tiene interés ni capacidad de convertirse en empresa grande.

Aún así hay proyectos muy interesantes de investigación de nuevos materiales más sostenibles o empresas proveedoras de tejidos y materiales, que empiezan aplicar otro tipo de políticas (producción local, menor impacto ambiental, condiciones laborales más justas….) y ahí es donde veo potencial, no tanto de la producción de moda en si.

Comment(1)

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *