Home tejidos dLana, recuperando el valor de la lana…
dLana, recuperando el valor de la lana…

dLana, recuperando el valor de la lana…

0

Y seguimos nuestro recorrido buscando conocer más iniciativas interesantes dentro del sector del textil sostenible, por lo que no podíamos dejar de visitar a nuestros amigos especialistas en lana en su tienda-estudio-taller en San Lorenzo del Escorial: dLana . Queríamos ver de primera mano lo que tantas veces habíamos hablado con Esther y con Javier en ferias y encuentros anteriores. Como siempre, nos recibieron con una sonrisa.

dLana es un precioso proyecto dedicado a la producción de lana procedente de ovejas 100% Merino españolas autóctonas y con trazabilidad completa, destinada sector textil.  Su calidad y marcado sello territorial la posicionan como uno de los tejidos más demandados en moda sostenible en España.

dlana
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Gmail

Con unas cervezas en la terraza de la puerta de su tienda, estuvimos charlando sobre el sector, su cara bonita, pero también su cara más amarga, y lo duro y maravilloso que supone empezar un negocio de cero, y eso ellos lo saben muy bien.  Queríamos conocer un poquito más el mundo de la lana, la oveja merina y las tricotosas. Es increíble lo que saben estos chicos, y lo que disfrutan hablando de ello. Meses y meses de investigación, viajes, y muchos cafés con ganaderos….

Y claro, ese esfuerzo y dedicación, lo ven hoy recompensado en su tienda. Da gusto entrar y sumergirse en todos esos productos de lana, especialmente ahora que nos dirigimos hacia el invierno: calcetines de montaña en varios tonos, jerséis de los de verdad, unas mantas portuguesas que nos dejaron sin habla, ropita de bebé, etc… Pero además, han querido apoyar otras marcas sostenibles, y aún quedaba por allí, algún resto del pop up store que montaron este verano.

Ha sido una visita muy agradable en la que hemos aprendido un montón. No dejéis de leer la entrevista que nos regalaron, pues entenderéis el cariño, la convicción y el esfuerzo, que dedican a este proyecto:

¿Por qué elegisteis el sector de la lana como motor de vuestro negocio? 
 Tras una amplia formación el sector de la moda sostenible y conociendo la nobleza de la fibra de lana y sus múltiples usos y propiedades, que son únicas de esta fibra natural. Identificamos que existía una problemática diversa en relación a toda la cadena de valor que genera la lana, desde el cuidado de los animales a los procesos de transformación de la materia, y decidimos actuar en este sentido.

 

¿Cuál es la salud del sector en España?
En este momento, podemos decir que el sector lanero muestra signos incipientes de recuperación, pero cuando nosotras comenzamos este proyecto hace algo más de tres años el panorama era bastante desolador, y el declive de los últimos 20 años, no alentaba mucha esperanza.

Sabemos que nuestro país ha sido la cuna de la raza Merina, llegando a ser una gran potencia a nivel mundial en producción de lana de gran calidad durante la época de la Mesta allá por 1273. Y ahora, son otros países los que lideran este sector.

Por esto y otras muchas razones, nos planteamos recuperar parte de aquello que perdimos y trabajar para volver a ser un referente.

¿Qué beneficios medio ambientales y sociales aporta dLana  al mercado ganadero y al textil? ¿Qué os diferencia del resto?

En dLana trabajamos apoyando la ganadería extensiva y trashumante, además de realizar todos los procesos de creación, diseño, transformación, y comercialización en nuestra península bajo unos rigurosos estándares de calidad y cuidado medioambiental, que creemos son vitales en las empresas de nueva creación en el sector industrial.

Las ovejas y en nuestro caso las prácticas de manejo de la ganadería trashumante y extensiva son una herramienta clave para la biodiversidad y los servicios al ecosistema, especialmente en la montaña y las áreas rurales.

Por otra parte, la propia fibra de la lana en comparación al resto de fibras ya es de por sí beneficiosa social y medioambientalmente,  ya que es mucho más resistente, flexible y precisa menos lavados por su facultad natural para impedir la  fijación de malos olores gracias a sus propiedades antibacterianas. Son pequeños detalles que sin duda se diferencian en gran medida del trabajo con otras fibras, pudiendo añadir que es válida tanto para el frío como para el calor, o su facilidad para el tintado. 

Si hablamos del apartado social tenemos que hacer referencia a toda la actividad y servicios derivados, que el pastoreo genera, siendo en otro sentido, curioso saber que la UNESCO define la “artesanía tradicional” como “la manifestación más tangible del patrimonio cultural inmaterial”. Por lo que en dLana nos vemos con la responsabilidad de recuperar tradiciones artesanales e industria vigente para promover que los artesanos transmitan sus conocimientos a las generaciones venideras, para lo cual, creemos necesario y fundamental, a día de hoy, unir el diseño con la artesanía como garantía de calidad para elaborar artículos de alto valor añadido, únicos y duraderos en el tiempo.

Todas estas reseñas, son ejemplos que nos diferencian evidentemente en el mercado inmenso del sector textil internacional y nos mueven cada día más a promocionar y promover la lana española como materia prima de alto valor.

¿Existe lana reciclada? ¿dónde va la lana que no se vende?

La lana reciclada aunque pueda parecer una técnica de reciclaje actual, ya era utilizada en Inglaterra en el siglo XIX. Su producción era prácticamente dedicada a la creación de mantas y uniformes para el ejército. Luego se fue extendiendo a Europa.

Su proceso comienza recuperando los sobrantes del procesado de la lana virgen así como de prendas de lana ya usada por los consumidores.

Tras separar los productos cuidadosamente por colores y de otras materias, se tritura y se vuelve a procesar obteniendo nuevas fibras pero con la particularidad de que son mucho más cortas y pueden estar dañadas con lo que al realizar el hilado, se suele mezclar con otras materias para aumentar su resistencia. Aquí el peligro radica en que si dicha mezcla no se realiza con materias del mismo ciclo, en este caso naturales, se generaría un residuo eterno que no cumpliría los criterios de sostenibilidad por los que cada vez más se trabaja en moda.

Respondiendo a tu siguiente pregunta, la lana que no se vende, supone principalmente un problema, en este caso para ganaderos de rebaños medios o pequeños, ya que la lana supone un sobreesfuerzo económico, pues la venta de la misma no les da ni para cubrir los gastos del esquilado de la oveja. Por lo que se ven obligados a deshacerse de ella (enterrándola o quemándola) o almacenarla ocupando un espacio que tal vez necesiten. 

El problema viene también de esa lana que no tiene “valor” para el textil o la que proviene de pequeños rebaños; que es necesario gestionar y podría tener muchas utilidades. En dLana, nos alegra ver que desde que iniciamos nuestra actividad y anteriormente, existen proyectos de recuperación de razas autóctonas en peligro de extinción que están trabajando por buscar una utilidad y luchando por hacerse un hueco en el mercado, a pesar de las dificultades.

¿Tenéis algún proyecto social en el que estés inmersos que queráis destacar?

Nos encanta poder contar, que desde hace poco más de un año, somos socios y participamos como podemos en el trabajo de La Asociación de Labores Solidarias de la IAIA (Asociación IAIA) que es un entidad sin ánimo de lucro, constituida como Asociación de ámbito nacional el 27 de noviembre de 2013. Organiza y coordina actividades relacionadas con Actividades de labores (punto, ganchillo, tricotín…) con fines solidarios, dirigidas principalmente a personas mayores, tanto con experiencia como con ganas de aprender. 
El proyecto abarca también actividades de educación en colegios, y exposiciones de concienciación en espacios públicos, donde la lana es un vehículo de transmisión de saberes, tradiciones y problemáticas sociales o medioambientales de ámbito generalizado.
Desde que conocimos el proyecto, y a las integrantes de la asociación nos dimos cuenta que ellas estaban cubriendo uno de los objetivos que nosotras en dLana nos planteamos desde el origen, lo que supone un regalo poder aprender y compartir experiencias con ellas.

¿Cuál es vuestra opinión sobre el fenómeno DIY y cómo veis que os puede afectar en el negocio ?

El creciente interés por el “hazlo tú mismo” nos hace ver cada día más que la lana nacional tiene su hueco entre las consumidoras y los consumidores más concienciados y exigentes; en dLana ofrecemos lana 100% nacional rústica y lana merino certificada con características físicas muy competentes en relación a otras lanas que se comercializan en el resto de Europa con buenos resultados de acogida tanto entre clientas nacionales como internacionales.

También hay que resaltar que el perfil del consumidor está cambiando, demandando información, queriendo conocer cómo está elaborado el producto, cuál es su procedencia, composición, condiciones de los trabajadores, lo cual hará ver a las empresas una necesidad en sus clientes y buscar opciones dentro del mercado nacional que puedan cubrir esas demandas antes de ofertar algo nuevo.

¿Cuál es vuestro artículo top1 en ventas o del que estéis más orgullosos?

Sin duda os diría que el mejor y más versátil está siendo nuestra hilatura 100% lana merino autóctona, esta hilatura en diferentes grosores y con diferentes mezclas entre lana blanca y negra, nos está permitiendo alcanzar una experiencia y ofrecer toda una serie de servicios de los que estamos muy contentos.
Creo que ni nosotros mismas imaginamos donde vamos a ser capaces de llegar con este trabajo, gracias a esta hilatura, hemos ido cumpliendo diferentes hitos que consideramos muy reseñables como nuestra primera colección de moda básica, nuestros primeros diseños elaborados en tricotosa manual, calcetines elaborados en maquinaria de recuperación de industria textil, comenzar a dar servicio a otras marcas de diseño textil, el lanzamiento colaborativo de patrones para tejer elaborados por maestras tejedoras que han realizado piezas que hacen relucir nuestras lanas de manera excepcional y original, entre muchas otras actividades y servicios que seguro se me escapan.

Hemos conocido un nuevo tejido que mezcla lana con tencel, LANCEL, cuál es vuestra opinión sobre este tejido? ¿Estáis trabajando con él para incluirlo en vuestro proyecto a futuro?

Desde la más absoluta sinceridad, es la primera vez que lo oímos, conocemos el Tencel, su origen y sus prestaciones. Sin volvernos locas con las innovaciones en los tejidos textiles, todas nos merecen un tiempo de estudio y reflexión en cuanto a las formas de producción, pues en general las viscosas procedentes de vegetal precisan de una alta cantidad de uso de químicos para su transformación en tejido.
Por ahora, no tenemos pensado trabajar con tejidos de este tipo si no es posible producirlos de forma local, con una seguridad en su producción y principalmente que se pueda hacer con lana española y con un control estricto de su trazabilidad, como hasta ahora estamos haciendo.

¿Cuáles son vuestros objetivos y deseos para el 2017?

Nuestro principal objetivo para este año que comienza es volver a producir un hilo nuevo donde incorporar todo lo aprendido con esta última edición y poder mejorar todos nuestros servicios, tanto a nuestros clientes finales como a las marcas y diseñadoras que están trabajando con nuestro hilo y las que están seguro por llegar.
También seguir teniendo la oportunidad de investigar en procesos artesanales y haciendo viajes laneros por la península, que siempre nos encantan y nos dan mucho ánimo para seguir trabajando duro en este proyecto.

 

 

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *